Tips para Preescolares por Fanny Franco

 

 

La disciplina no es un castigo. La disciplina ayuda a que los niños aprendan a comportarse de manera adecuada para su edad y su nivel de desarrollo.

Los niños NUNCA deben sentirse amenazados ni temerosos. Debemos enseñarles con amor y respeto.

 

 

 

 


El preescolar

Los padres y maestros esperamos que los berrinches se pasen a partir de los dos años, pero los berrinches no desaparecen necesariamente a partir de esa edad, por el contrario los niños preescolares entre 3 y 5 años presentan dificultad para manejar la ira y la frustración. Ya que no tiene una regulación de sus emociones y por lo tanto el "berrinche" es parte de la expresión de sus sentimientos y emociones, debemos guiarlos para aprender a manejar y expresar adecuadamente sus emociones. La afectividad infantil es muy cambiante. También es muy frecuente que utilicen sus propios estados afectivos para llamar la atención de los adultos o para vencer su voluntad ante las negativas u órdenes.


En esta etapa, no hay una relación causa-efecto como en los adultos. No es extraño que pequeñas causas provoquen grandes alteraciones o grandes satisfacciones, es por esto que tanto padres y maestros de preescolares debemos tener claro que nuestro deber es siempre cuidar los mensajes que les damos y cómo se los damos.


Podemos mejorar mucho su autoestima y autosatisfacción enviándoles con frecuencia mensajes positivos. Esto será siempre útil para el presente y para el futuro.

 

Un preescolar olvida fácilmente los malos momentos cotidianos que no le dejan señales afectivas, únicamente le quedarán en su memoria los sucesos que le ocasionan grandes penas, grandes alteraciones o grandes alegrías.

 

Los niños muy pequeños no tienen razonamiento suficiente, ya que están aprendiendo y necesitan algún tipo de intervención por parte de los adultos que los oriente o proteja. A veces los niños lloran o hacen berrinches porque están enfermos, o tienen hambre, sed, o mucho calor; o están muy cansados, demasiado estimulados, o se sienten abandonados. Los adultos debemos reconfortar a los niños y evitar que se sientan incómodos, tratando de satisfacer sus necesidades físicas y emocionales. Cuando un niño muy pequeño se porta mal, las formas básicas de disciplinarlo son: LA

SUPERVISIÓN, LA DISTRACCIÓN Y LA REORIENTACIÓN.

 


A continuación les comparto Tips Generales para el manejo de preescolares.

Es recomendable a partir de los 3 años, seguir estas estrategias:

 


1. Establecer límites. El establecer límites de manera coherente ayuda a que los niños se sientan tranquilos y seguros.


• Reduzca sus expectativas a los términos más básicos y sea constante. (por ejemplo: "Sé bueno con tu amigo").

• Use instrucciones positivas con un tono amable (por ejemplo: "Por favor guarda tu juguete ahora mismo").

• Cuando le pida algo, hágalo de forma positiva (por ejemplo: "Por favor, habla en un tono más bajo y calmado", en lugar de decir: "¡No grites!").

• Siempre ofrezca advertencias y avisos.

• Use las palabras "cuando" y "entonces" como un aviso sobre algo, en lugar de emitir amenazas. (Por ejemplo: "Cuando termines de tomar la leche, entonces podrás ir a jugar").

 


2. Ignorar. Algunos comportamientos que no son peligrosos para el niño o para los demás deberían ser ignorados (por ejemplo: el tono quejoso, el discutirlo todo, el usar malas palabras, o el tener algún berrinche). Si usted no ignora algunos de estos comportamientos, se la pasará corrigiendo al niño y le estará prestando atención a comportamientos negativos en lugar de positivos.


Sé que es difícil ignorar a los niños, por lo cual estas son algunas pautas que se pueden seguir cuando uno está tratando de ignorar ciertos comportamientos:


• Evite discutir o mirar al niño a los ojos cuando este presentando la conducta a ignorar.

• Aléjese del niño, pero permanezca en la habitación.

• Decida cuáles son los comportamientos que usted puede ignorar.

• Distraiga al niño haciendo algo que le guste compartir con usted (por

ejemplo: "¿Que hay en este libro?").

• Alabe un comportamiento positivo (por ejemplo: "Me gusta mucho

cuando en vez de gritarme me explicas por qué estás enojado").

 


3. Enseñar las Consecuencias. A veces los padres y maestros le pueden enseñar al niño a no repetir un comportamiento negativo si le advierten o le avisan lo que le puede pasar como consecuencia de su acción. Cuando la seguridad del niño está en peligro, este método no debe ser usado.

Siempre hay que explicarle al niño cual es la conexión entre su comportamiento y las consecuencias.


Las consecuencias siempre deben de ser respetuosas, relacionadas y razonables.

 


4. Pérdida de privilegios. Cuando un niño tiene edad suficiente para entender que se le quitará un privilegio, si continua comportándose mal, esto puede ser una experiencia instructiva:


• Le ofrece al niño la opción de controlarse o de perder un privilegio y le enseña que sus opciones o sus acciones tienen consecuencias.

No es justo quitarle un privilegio a un niño si no se le ha advertido sobre cuáles van a ser las consecuencias.


 

5. Tiempo Fuera: Consiste en apartar al niño de los demás o de la actividad por un periodo de tiempo limitado y esto permite que el niño recuperar el autocontrol y también le permite al adulto recuperar su propio sentido de autocontrol.


Es muy importante ser muy cuidadoso en su uso ya que se recomienda un entrenamiento previo para tener la capacidad de saber cuándo es el momento adecuado para utilizarlo y no que no sea nuestra base de la educación del niño.


Un mal uso puede alterar la autoestima del niño o dañar la relación que tenemos con él o ella, y si no lo aplicamos adecuadamente NO va a cumplir su objetivo y solo estaremos confundiendo y alterando la autoestima del niño.


• Nunca use el tiempo aparte con niños menores de dos años.

• Elija un lugar donde el niño pueda recuperar el control y calmarse.

• Sea selectivo y decida cuál o cuáles son los comportamientos negativos que indican que el tiempo fuera es un método apropiado.

• Decida el período de tiempo en que el niño estará aparte y comuníqueselo al niño. (Comúnmente se utiliza 1 minuto por años que tenga)

• Empiece a contar el tiempo después que el niño se haya tranquilizado por lo menos por un minuto. Es importante darle al niño cierta práctica para que aprenda a calmarse y a recuperar el control.

• Use las palabras "si" y "entonces" para dar las advertencias, y sea constante. ("Si no te quedas en silencio, durante 3 minutos, entonces esta noche no podrás ver la televisión.)

• Cuando el niño haya cumplido su tiempo fuera, hay que buscar oportunidades para enseñarle comportamientos positivos (por ejemplo: "José busquemos una mejor manera de demostrarle a Pedro que estás enojado con él, en lugar de pelear").


Es importante tener en cuenta el nivel de desarrollo del niño al aplicar el tiempo fuera. Así como dar la retroalimentación para que el niño comprenda porque estuvo en tiempo fuera y darle en ese momento las opciones que tiene para solucionar el conflicto o problema.

 

 

                                                                                                    Fanny E. Franco Dávila

                                                                                        Psicóloga Clínica y Educativa

                                                                                                                 @psicología_si 

 

Escribir comentario

Comentarios: 15
  • #1

    ANABEL (jueves, 24 marzo 2011 14:50)

    FELICITO EL ARTICULO. DE VERDAD DE MUCHO APRENDIZAJE

  • #2

    si-saludintegral (martes, 10 mayo 2011 00:35)

    Anabel, mil gracias por las felicitacione y por tomarte el tiempo de leernos.
    Seguiremos trabajando en nuestras diferentes áreas para que juntos logremos un mayor aprendizaje.
    Fanny Franco

  • #3

    DJS (viernes, 02 septiembre 2011 11:57)

    Muchas gracias por la información es de gran utilidad ....

  • #4

    si-saludintegral (martes, 06 septiembre 2011 09:57)

    Gracias a ti DJS!

  • #5

    Geniveva P.Garcia (sábado, 13 julio 2013 11:41)

    Muchas gracias por la informacion es util. GPGS.

  • #6

    Dana (miércoles, 07 agosto 2013 22:06)

    Muchas gracias, es de gran utilidad! :)

  • #7

    fanny franco (miércoles, 07 agosto 2013 22:16)

    Gracias Geniveva y Dana por leerlos!

  • #8

    Omar (domingo, 02 marzo 2014)

    ¡Wow! Mientras lo leía recordaba las experiencias que he estado teniendo con los niños, es de mucha ayuda, gracias y saludos.

  • #9

    Fanny Franco (lunes, 03 marzo 2014 15:24)

    Muchas Gracias por tus palabras Omar, es un placer que nos leas.

  • #10

    gissel rosas (jueves, 19 junio 2014 07:32)

    gracias , lo necesitaba

  • #11

    fanny franco (jueves, 19 junio 2014 17:43)

    Gracias a ti Gissel por leerlo.

  • #12

    C. Adriana Ochoa Dávila (jueves, 19 junio 2014 18:53)

    saver de todo.

  • #13

    Oswaldo (jueves, 19 junio 2014 20:14)

    Muy útil el artículo, gracias❕


  • #14

    Daniela (viernes, 09 septiembre 2016 23:44)

    Muy interesante, me gustarían más consejos. Tengo un alumno de cuatro años con intolerancia a la frustración y hace rabietas que lo ponen en riesgo

  • #15

    Victoria Contreras Carbajal (jueves, 24 noviembre 2016 22:34)

    Hola buen día!! Gracias por la información que nos compartes.
    Al igual que Daniela tengo la misma inquietud ¿Qué hago para trabajar con niños de 4 años donde hacen berrinche, son poco tolerantes y hacen rabietas que los pone en riesgo.