DE PÉRDIDAS Y PERDIDA

"Si hoy sembraste amor incondicional mañana tendrás tu recompensa"

 

AQ4S


A finales del mes de octubre y a principios de Noviembre se celebraron las festividades de los seres que ya no se encuentran en este plano, llamados muertos o difuntos y se aprovecha para hacer homenajes que no se hicieron en vida y ofrendas que nunca vieron la luz durante su existencia terrena.

El manejo de la muerte tiene ahora hasta sus especialistas, los tanatólogos (de tanatos=muerte, logos=tratado), que son los encargados de llevar el proceso de pérdida de un ser querido.

Pérdida. (Del lat. tardío perdĭta, perdida). 1. f. Carencia, privación de lo que se poseía. 2. f. Daño o menoscabo que se recibe en algo.

Cuando un ser deja de estar en este plano, nuestra limitación de tercera dimensión nos produce la sensación de separación, porque con nuestros cinco sentidos tridimensionales pues ya no los percibimos y eso produce dolor y si no hay consciencia, hasta sufrimiento.

Voy a contarles una historia que espero les ayude a manejar esto de la muerte.

Imagina por un momento que el cuerpo en esta dimensión es solo un vehículo en el que te mueves para experimentar la tercera dimensión, al cual entras en el momento que consideras pertinente y sales cuando es lo mejor para ti.

Antes de entrar en este vehículo, te pones de acuerdo con almas afines a ti para definir la ruta que van a seguir y los roles que cada uno de tus compañeros de viaje van a ejercer durante el mismo. Unos se suben antes y salen después y así de manera consensada.

Cada uno de los acontecimientos de tu experiencia humana está perfectamente establecido como el itinerario de un viaje, y se cumple inevitablemente. Los que entran y salen de nuestra ruta tienen como compromiso darte una enseñanza útil para este viaje y para los posteriores.

Como esto ya está definido con antelación, no se puede perder nada, de hecho todo se cumple honrando el pacto previo. Lo que hace que esto produzca sufrimiento es la amnesia que tenemos al ingresar a este cuerpo, y los implantes que nos hemos permitido entrar en nuestro EGO personal.

Si desde que nacemos en esta vida nos dicen que la vida es lo más valioso, pues lo creemos hasta que entendemos lo contrario, y luchar contra las creencias más arraigadas de la sociedad no es precisamente cosa fácil.

En primera los seres queridos, son eso: queridos (deseados, parte de una propiedad, una posesión) que nosotros tomamos como nuestros y por ello el dolor de su separación.

Cuando amamos (y cambiamos amar por el término querido) sabemos que la libertad de los demás está por encima de todo sentimiento humano, que el querer es poseer, y la propiedad lejos de darnos seguridad nos provoca miedo y temor a las pérdidas.

En términos humanos, no se puede perder lo que no es tuyo y la propiedad es ilusoria. Cuando un compañero de viaje se baja en su destino, y estamos conscientes de que así lo era desde que pactaron la convivencia desde antes de encarnar, no se puede producir sufrimiento, el dolor puede existir hasta que la consciencia nos recuerda que no nos es útil vivir en el pasado y que el recuerdo doloroso siempre nos evita el camino de la felicidad.

Como estamos en esta dimensión y suprimir el EGO está bastante complicado de lograr, les propongo lo siguiente para mejorar nuestra vida:

-       Cuando has “perdido” un ser amado, solo la libertad es factible, porque amor y libertad son inseparables.

-       Si la madre que elegiste antes de encarnar ya cumplió su destino, y quieres honrar su memoria, sencillo, trata a las mujeres de su edad con toda la humildad, compasión, aceptación y perdón que deseas para ella, ya que no lo puedes hacer en la tridimensional. Muestra el cariño que aprendiste de ella con generosidad.

-       Si has perdido un amig@-hermano@, aplica lo aprendido con el o los compañeros actuales.

-       Todo maestro que aceptó enseñarnos algo, tendrá como mayor placer verte aplicando los conocimientos que aportó, recuérdalo.

Si vives lamentando la pérdida, sí que estás perdida.

Vive el HOY en AMOR, Honra las enseñanzas de los maestros que han trascendido, llámese como se llame y tenga cualquier relación contigo. Todos vamos en el mismo barco en este preciso momento y cada quien baja donde tiene que descender y aborda cuando le es preciso, y si se aparece en tu vida es porque ambos lo han pactado desde antes de comprar el boleto.

Existen muchas opciones para poder dejar en paz la relación con los seres importantes de tu existencia, la meditación, recapitulación, regresiones y algunas prácticas esotéricas más complicadas. La más sencilla es la acción en consciencia.

Si mi madre me enseñó a ser generoso, pues me aplico a honrar sus enseñanzas, para que voy a ponerle flores a un tiradero de hard ware lleno de cemento y ausente de espíritus, porque estos últimos ya están en otra dimensión o planeando el siguiente viaje en esta misma. Sencillo, no?

Aerolíneas Espirituales agradecen su preferencia y esperamos hayan disfrutado de este viaje.

AQ4S

ayax45@gmail.com

Facebook: /SI-Salud Integral

Twitter: @SiSaludIntegral 

Teléfono:  56 01 71 28

Celebración del Día de Muertos

El dolor por la pérdida de un ser querido es el periodo de sufrimiento y duelo después de la muerte. Llorar a alguien es una parte del proceso normal de reaccionar ante una pérdida; la duración del dolor depende principalmente de la cercanía de la relación con la persona fallecida.

En nuestro país este dolor que se siente ante la muerte de un ser querido se traduce en una ancestral celebración conocida como “Día de Muertos”, que se lleva a cabo el 1º. Y 2 de noviembre, teniendo sus orígenes en la época de los indígenas de Mesoamérica. Entre los pueblos prehispánicos era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

El paso de la vida a la muerte es un momento emblemático que ha causado admiración, temor e incertidumbre al ser humano a través de la historia. Por muchos años, en diversas culturas se han generado creencias en torno a la muerte que han logrado desarrollar  toda una serie de ritos y tradiciones, ya sea para venerarla, honrarla e incluso para burlarse de ella, México es un país rico en cultura y tradiciones, uno de los principales aspectos que conforman su identidad como nación es la concepción que se tiene sobre la vida, la muerte y las creencias que giran en torno a ellos.

Esta celebración fue declarada en el año 2003 por la UNESCO como Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, debido a su origen indígena que se combinó con la cultura española.

Por la diversidad cultural de México cada entidad realiza actividades diferentes para la celebración de los Fieles Difuntos, a continuación echaremos un vistazo por regiones como una muestra de lo que se conoce:

En el Norte del país,  a diferencia de otras etnias donde solamente se llevan a cabo ceremonias los 2 primeros días de noviembre, los yaquis y mayos comienzan desde el 1º de octubre  para concluir el 2 de noviembre. Los yaquis rezan en la iglesia delante de un ataúd negro simulado, colocan una cruz, flores, agua y veladoras. Los mayos inician la celebración el 24 de octubre y realizan las mismas actividades dentro de la iglesia, pero la diferencia es que anotan en un cuaderno los nombres de todos los difuntos de la comunidad y mencionan a cada uno durante los días de rezos que concluyen el 2 de noviembre.

Los difuntos están en el Sewa ania - Mundo Flor, ahí los muertos conviven con la naturaleza, que es como el cielo católico; después caminan por un año en la oscuridad para luego seguir las flores y las veladoras que sus familiares les pusieron para guiarlos.

En el Sur, el lavado de huesos es una de las tradiciones más antiguas practicada por la comunidad de Pomuch, ubicada a 52 kms de al norte de la ciudad de Campeche. Es una tradición maya, ahí no se le tiene miedo a los muertos, por el contrario, se les cuida de tal manera que después de 3 años y medio del fallecimiento los restos son retirados del ataúd y colocados en un osario (recipiente donde se guardan los huesos) para después limpiarlos cada año con el objeto de evitar que los huesos se desintegren y que se mantengan en buenas condiciones, para que cuando llegue el alma llegue, encuentre limpios sus restos. En las casas se realizan rezos y se coloca un altar.

En el Centro del país se encuentra Tzin Tzun Tzan (lugar de colibríes) que en el mes de Noviembre del 2012 se le otorgó el nombramiento de Pueblo Mágico, de origen Tarasco, siendo uno de los motivos de su nombramiento, su riqueza cultural.

En un poblado cercano al Lago de Pátzcuaro, en Michoacán, donde la comunidad acostumbra asistir al cementerio para limpiar las tumbas de sus seres queridos, las adornan con flores y colocan los objetos que mas apreciaba el difunto, incluyendo comida. Durante el 1º. Y 2 de noviembre,  los familiares permanecen rezando y recordando lo mejor de ellos. En la noche del día 1º. De noviembre se realiza una misa donde oran para que el alma de sus difuntos regrese a su pueblo natal en donde se encuentra su familia.

Esto, apenas es una reseña de cómo del norte al sur del país se conmemora el Día de los Santos Difuntos, celebrando y recordando a aquellos que han muerto.



Rocío Terán Valdez

Psicóloga Especialista en Tanatología

Facebook:/SI-Salud Integral

Twitter:@Sisaludintegral

 Teléfono: 56017128

 

El enfermo y su relación con la muerte

“Mientras vivimos, ellos también vivirán, ya que ahora son una parte de nosotros, al recordar lo que les dimos en sus últimos momentos”. 

 

Marcelo Rittner

 

Durante la enfermedad, existe riesgo de desarrollar desconfianza entre las personas cuando se quiere proteger al enfermo ocultándole que se encuentra cerca de su muerte, a veces, tanto el médico como los familiares, se ven obligados socialmente a actuar frente al moribundo como si la amenaza de la muerte no existiera, como si no pasara nada, sin embargo, es posible que el enfermo sospeche o sepa más de lo que demuestra. En este caso, podría estarse preguntando si significa algo para su familia, a quienes, a través de sus actitudes no parece importarles que él se esté muriendo.

Puede, entonces, resultar muy cruel para quien va a morir, que se le oculte la gravedad de su enfermedad, trata de no evadir hablarle con honestidad, imagina lo difícil que puede estar siendo acercarse a quien se le niega la verdad sobre su vida, si lo examinas con detenimiento se le priva de un derecho fundamental.

Se teme la muerte en el otro, y no se le enfrenta, porque olvidamos que la vida, también es una enfermedad mortal que se contrae al nacer y que no tiene cura. Se considera inconcebible que una persona pueda vivir sabiendo que va a  morir, como si no fuera éste un saber que poseemos todos los seres vivos.

Sin embargo, la pregunta existe: ¿Se puede vivir sabiendo que uno tiene una enfermedad que lo va a llevar a la muerte? Es preciso responder que sí, y se vuelve fundamental que el enfermo se sienta acompañado, y se le recuerde aquello que significa para los otros para saber que es y ha sido alguien importante.

La persona enferma que está próxima a morirse le suele tratar como un objeto con cuidados especiales, cuando lo que es vital para ella es que se le trate como sujeto, que alguien pueda devolverle con su mirada y con su voz un reconocimiento de existencia, para sentirse especial,sabiendo que cuenta con alguien.

 

En general se olvida que lo que mantiene vivo a un ser humano es el afecto, la ternura, una palabra de consuelo, alguien que escuche y entienda que una persona con su fin próximo se enfrenta a un cuestionamiento sobre su vida, sobre si ésta ha valido o no la pena, ante esto, se necesita la presencia de un ser querido que lo acompañe en esta etapa de revaloración, que en el momento de brindar todo el amor y comprensión a quien está cerca de la muerte, no se sienta abandonado justo en el  momento en que más necesita de una compañía. 

Rocío Terán Valdez

Psicóloga Especialista en Tanatología

Facebook:/SI-Salud Integral

Twitter:@Sisaludintegral

 Teléfono: 56017128

Escribir comentario

Comentarios: 0

Otros temas