Diversidad Sexual, Profesionales de la Salud, tú y yo…

La uniformidad es la muerte; la diversidad es la vida.

Mijail Bakunin

 

La atención clínica significativa requiere que los profesionales de la salud estén atentos y conozcan acerca de la cultura, conceptos, experiencias y situaciones relacionadas a la población que tiene una preferencia erótico-afectiva diferente a la heterosexual, aquellas con una identidad de género diferente a  las expectativas impuestas socialmente a los órganos sexuales y a las personas que han decidido no llevar una vida de pareja convencional. Sin embargo, las instituciones educativas, incluidas aquellas dedicadas a la salud, carecen profundamente de esta preparación y entrenamiento por lo que los profesionales de la salud no son ajenos a las actitudes y creencias habituales acerca de la sexualidad como: miedo, vergüenza, culpa o incomodidad que generan concepciones erróneas del tema, así como la falta de conciencia y entendimiento acerca de la diversidad sexual. 

Los seres humanos estamos en constante evolución y la inclusión e integración de las minorías sexuales y de género son importantes para generar servicios de salud efectivos; así, reconocer que los profesionales de la salud necesitan herramientas que reduzcan los factores de riesgo que enfrenta la población LGBTI (mujeres y hombres homosexuales, bisexuales, transexuales, travestis, transgénero e intersexuales) es el primer paso que nos lleve a una atención de la salud inclusiva y equitativa. La ignorancia que permea a la sociedad y que favorece la discriminación es la que ha llevado a muchas personas a experimentar efectos profundamente negativos en la salud mental que incluyen: baja autoestima, autolesión, depresión, compulsión, conductas de riesgo, aislamiento, trastornos de alimentación, ideas e intentos suicidas, abuso de sustancias, etc; es por ello, que se vuelve obligatoria una atención clínica que les confirme y reconozca.

Los profesionales de la salud deben entender que no es ser intersexual, bisexual, homosexual o transexual la causa del porque se requieren los servicios de salud en general y salud mental en particular. De hecho, la comunidad LGBTI busca ayuda por las mismas razones que otras personas que consultan y, se ha demostrado con investigaciones recientes, que no presentan mayor número de enfermedades psiquiátricas* comparadas con otros grupos de la población general. Las causas de consulta suelen estar relacionadas al estrés de la estigmatización que de manera inherente viven constantemente, secundarias a creencias sociales sexistas y heterosexistas, es decir, las causas de alteración a la salud mental son psicosociales pues se ven orillados/as a enfrentar opresión y devaluación del sistema como resultado de estigmas impuestos, lo que se traduce en intolerancia, exclusión, agresión física, psicológica, verbal y/o sexual, falta de derechos, burlas y rechazo constantes. Cuando los servicios de salud se suman a lo anterior, y, suelen hacerlo, se afectan profundamente los derechos fundamentales de las personas.

A lo largo de mi experiencia clínica he sido testigo de lo que personas homosexuales y transexuales han experimentado con diferentes profesionales de la salud. Dejar los siguientes testimonios** como ejemplo, lleva la intención de sensibilizar a aquellos profesionales que me lean, a actualizarse en el tema y a trabajar sobre sus propias actitudes acerca de los diferentes temas que la sexualidad coloca sobre nuestros hombros y consultorios:

 

No me siento entendida por mi ginecólogo cuando me habla de embarazo no deseado y anticonceptivos ¿por qué tienen que dar por hecho que una mujer es heterosexual y además que el embarazo es un tema relevante para todas? Como mujer con actividad sexual con mujeres esto es irrelevante. Siento que si le preguntara acerca de mis verdaderas inquietudes en cuanto a la práctica de sexo seguro y protegido con mi pareja, no sabría qué contestarme.

 

No he encontrado a algún profesional de la salud que sepa decirme la razón del por qué a mi pareja le gusta vestirse de mujer. Yo sé y me consta que no es gay pero ellos/as insisten, siento que no me escuchan más allá de sus propios argumentos.

 

Yo le dije –Soy transexual, acabo de leerlo- y ella sólo menciono –Tú no eres transexual, tú eres una lesbiana que no acaba de aceptarse, así que, háblame de eso-

¿Cómo hablar con alguien que ni siquiera es capaz de escuchar mi experiencia? A mí me gustan las mujeres, ¡sí!, pero yo, soy hombre.

 

Gracias a un grupo recomendado por un amigo, nos dimos cuenta que no éramos los únicos y que a veces las ciencias encargadas de la salud mental también requieren prestar atención a lo que permanece escondido en esta sociedad.

 

Le pregunté a la enfermera de la escuela que si ella sabía por qué me gusta la miss de inglés, ella se puso muy roja y me dijo que estaba muy chica para saber quién me gusta y que seguramente estoy confundida, entonces ¿también las niñas a las que les gusta el prof de Educación Física, están confundidas y están muy chicas para saber quién les gusta?

 

Tengo 64 años de edad y a lo largo de mi vida visité 12 profesionales de la salud, entre médicos con distintas especialidades y psicólogos, ninguno de ellos pudo explicarme lo que me pasaba… me jubilaron por enfermedad mental. Hoy sé que se lo debo a la ignorancia de la época en la que me tocó vivir. Soy una mujer transexual y voy a reivindicar mi identidad desde mis plataformas y con mis reglas.

 

La salud es responsabilidad tuya, mía y de todos/as así que, a continuación, tengas o no, un título que te avale como profesional de la salud, te doy a conocer algunas recomendaciones:

-Es tu responsabilidad mantenerte informado/a, sin embargo, debes saber que la información por sí misma, no es suficiente, así que te invito a revisar honestamente tus actitudes y a trabajar con ellas.

-Recuerda que las personas no somos conceptos ni conductas.

-Empieza por respetar la necesidad emocional, sensorial y perceptiva de adoptar comportamientos, vestimentas y manerismos de uno o ambos géneros.

-La orientación sexual o preferencia sexo-genérica no determina la sensación subjetiva y psicológica de sentirnos hombres o mujeres.

-No todas las personas con discordancia de género desean adoptar estereotipos de género impuestos por la sociedad y no todas desean una cirugía reconstructiva de órganos sexuales; lo anterior, no cambia su Identidad de Género.

-El travestismo no impulsa a nadie a cambiar su identidad, orientación sexual o preferencia sexo-genérica, pero sí puede ser un medio por el cual la persona se dé la oportunidad de explorar otras alternativas para su vida cotidiana, sentimental y/o erótica.

-No asumas que sabes cómo se siente la otra persona, acércate a conocer su experiencia, respetuosamente.

-Respeta la privacidad de la persona travesti, homosexual, bisexual o transexual, él o ella decidirá si desea o no salir del clóset y/o compartir su experiencia con personas cercanas e importantes para él o ella.

-Te invito a actuar desde tu trinchera y a nivel global, para desmontar el aparato ideológico de odio y crímenes cometidos contra aquellos/as que conforman la diversidad humana.

-Modelar, alentar y promover actitudes y conductas libres de juicio de valor que den el apoyo necesario a la persona, le ayudarán a afirmar su identidad y sentirse acompañado/a y entendido/a

-Educa e informa a las familias acerca de la identidad LGBTI y dales a conocer que las reacciones negativas o que descalifican a la persona puede tener efectos secundarios serios a la salud física y mental, sobre todo en los jóvenes.

-Para las personas con discordancia de género (transexuales) se encuentra clínicamente comprobado que  la única terapia válida es la expresión del género deseado dentro de un grupo social que les reconozca, no le llames por su nombre legal, pregúntale cómo desea que te dirijas a él o a ella.

-Recomienda siempre una atención multidisciplinaria

Para promover una participación activa y multidisciplinaria  de la población LGBTI sobre su salud mental hay que trabajar en que se conozcan los factores coexistentes que traen consigo la discriminación y la violencia, así como explicar siempre, el beneficio que tendrá no sólo la prevención, si no también la lucha por alcanzar y mantener la resiliencia al enfrentar el estigma social.

 

Mayra Aidee Pérez Ambriz

Médica Sexóloga Clínica

Facebook: /SI-Salud Integral

Twitter: @Sexologia_SI

@Medicina_SI

Tel 56017128

 

*Enfermedad psiquiátrica entendida como la alteración en el estado de ánimo y/o personalidad que afecten profundamente la vida, el trabajo y/o las relaciones sociales.

**Las personas que me han consultado me han pedido y/o han aceptado que sea publicada parte de su experiencia en este artículo y/o a través de mi experiencia en talleres con otros profesionales de la salud sexual hemos armado dos testimonios que se han compartido en esos lugares y que dan a conocer experiencias similares como las que aquí se exponen.  

Dile ¡Sí! a la Salud Sexual

Salud Sexual Estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad.

Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas  deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud.

OMS (2002)


Es evidente que nadie practica el sexo como se hace con el inicio de una alimentación saludable o la práctica rutinaria de ejercicio en el gimnasio después de las vacaciones. Yo no he conocido a nadie motivado a tener relaciones sexuales con el pretexto de que eso mejorará su salud... y conste que no estoy diciendo que una vida sexual satisfactoria no tenga efectos positivos sobre nuestro cuerpo, es sólo que se conoce muy bien que la rutina empobrece la vida sexual y que nuestra principal motivación para tenerlas es el placer que nos producen. Pero ¿sabías que tomarte en serio tu vida sexual es mantenerte saludable en todos los aspectos de tu vida?


La respuesta sexual da lugar a cambios anatómicos, fisiológicos, sensoperceptivos y emocionales que ocurren en el organismo cuando es sometido a uno o varios estímulos que son sexualmente efectivos, entre la excitación y el orgasmo todos los sistemas de nuestro cuerpo se ponen a tono, ¡todos! Mucho se ha hablado de los beneficios que nos otorgan las hormonas que se liberan durante la práctica sexual, sin embargo, en el área de la sexualidad humana la función que ejerce el sistema endócrino sólo forma una pequeña parte de nuestra estructura física y nuestros procesos biofisiológicos. Si hombres y mujeres fuéramos sólo hormonas, la relación sexual sería una actividad fisiológica sometida y esclavizada a lo que dictara la química y aunque fundamental, su papel siempre coexistirá con condiciones psicoemocionales y socioculturales. Mucho se ha hablado de que la estimulación sexual disminuye el umbral de dolor, que la sobreexcitación de algunas fibras nerviosas generan relajación y cierto efecto analgésico para dejar atrás el pretexto del dolor de cabeza y considerar aliviarlo a través de una relación sexual, pero si tú genuinamente has sentido dolor, sabes que el primero en salir corriendo es el deseo afectando directamente tu voluntad y disposición para entregarte en los brazos del erotismo.


Es cierto que la liberación de endorfinas y oxitocina tras el orgasmo ayuda a inducir el sueño y contribuye a reducir los dolores y el malestar que podamos estar sintiendo gracias a su profundo efecto calmante pero, el sexo puede considerarse una actividad física en realidad muy suave, algo así como el equivalente a caminar de manera rápida sin llegar a ser el sustituto perfecto del deporte, para la pérdida de peso y la sensación de bienestar y relajación que éste produce. Claro que de eso, a la inactividad, ¡vaya que existe una muy placentera diferencia!, además la Asociación Americana de Cardiología ha concluido que siempre será mejor recomendar la práctica del sexo que la abstinencia y yo no puedo estar más de acuerdo, si tú también lo estás.

También se ha demostrado que el sexo es una actividad mucho más saludable a nivel emocional pues, mejora la autoestima, refuerza el vínculo de la pareja, contribuye a nuestro bienestar haciéndonos sentir mejor y equilibrando nuestra salud psíquica, así la repercusión física será importante al reforzar el complemento que suponen cuerpo y mente.


Hoy quiero que sepas que son el autoconocimiento, el sentido de vida, la esperanza, la autoestima, una buena relación con tu pareja manteniendo la comunicación asertiva de sus proyectos en común, la prevención de enfermedades evitando condiciones ambientales y sociales nocivas, comer saludablemente, evitar las adicciones y realizar actividad física regular te ayudará a tener una vida libre de fármacos que mejorarán significativamente tu respuesta sexual. Hombres y mujeres que empiezan a realizar ejercicio de manera regular disminuyen 70% su riesgo de padecer alguna disfunción sexual. El ejercicio mejora la circulación sanguínea en los órganos sexuales y aumenta niveles hormonales relacionados con la excitación, facilita la activación del sistema nervioso simpático implicado en la respuesta orgásmica y contribuye a tu disposición para tener una noche de pasión. El sexo es positivo para la salud pero las investigaciones científicas existentes en la materia hasta ahora, han encontrado que es la buena salud, la que le brindará una mejora significativa a tu sexualidad y a tu deseo, así que, si aún encuentras un área de tu vida a mejorar, hoy es un buen día para empezar y dejar de postergar las recomendaciones de los profesionales en materia de salud integral.


Mayra A. Pérez Ambriz

Médica Sexóloga Clínica

Mayorazgo de Orduña 8-3 Col Xoco

Teléfono: 56 01 71 28

Twitter: @Medicina_SI


Referencias

Estupinyá, P. (2013) S=EX2 La ciencia del Sexo. Debate. México

*Este artículo salió publicado en la revista Diario con tu bebé bajo la autoría de la Dra. Mayra A. Pérez Ambriz

Salud Sexual 

 

La sexualidad puede ser tan casta como el cielo azul despejado de nubes.

 

Krishnamurti

 

 

 

El próximo 4 de septiembre se celebrará el Día Mundial de la Salud Sexual en 27 países del mundo, y a hoy en día existen reportes de más de 35 países que han participado en este evento mundial y en donde dicha conmemoración se enfatiza en la promoción de la importancia en terrenos de sexualidad en el bienestar de las personas. Asimismo, y basado en la definición de salud sexual dada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en donde la cita como “un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad, y no solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o debilidad… Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y cumplidos”, es por ello la importancia que tiene este día enfocado al cuidado de la sexualidad. Ya que, cuando la salud sexual no es alcanzada por las personas, la sexualidad se vive con tensiones, frustraciones, miedos y violencia. De ahí que la salud sexual sea considerada un factor básico y fundamental para la salud física y mental de hombres y mujeres.

 

Desde el año 2010, la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS, por sus siglas en inglés) hizo un llamado a todas sus organizaciones civiles y no gubernamentales, así como a todos sus miembros para así celebrar, cada 4 de septiembre, el Día Mundial de la Salud Sexual, con la finalidad de promover una mayor conciencia social de la salud sexual en todo el mundo. Y es así, en ese mismo año, su slogan fue “¡Hablemos acerca de eso!”, enfocado principalmente en la atención, conocimiento y reconocimiento de los mitos y tabúes que van rodeando la sexualidad, presentando principalmente debates intergeneracionales en diversos foros abiertos al tema.

 

Al año siguiente, es decir en el 2011, este día se centró en la salud sexual juvenil con el lema “La salud sexual de los jóvenes: Derechos y responsabilidades compartidos”. De dicho tema, se crea la Iniciativa Juvenil de la WAS, encontrándose en el Año Internacional de la Juventud, proclamado así por la Organización de Naciones Unidas, acompañado en esta ocasión por mesas de discusión, conferencias y exhibición de arte.

 

En el 2012, la parte central de este día, fue enfocada a las diversidades y a las minorías con el lema “En un mundo diverso, ¡salud sexual para todos!”. En  esta ocasión, el trabajo estuvo enfocado a realidades que viven hombres y mujeres añosas, personas transgénero-transexuales-travestis, personas que presentan algún tipo de discapacidad, inmigrantes y un largo etcétera.

 

El lema para el Día Mundial del año pasado, el cual estuvo enfocado en los derechos sexuales y reproductivos, fue: “Para lograr la salud sexual, ¡esCOGE tus derechos sexuales y tómate la foto!”. Con la finalidad de generar un recordatorio basado en la importancia que tienen los derechos sexuales en la integración de la salud sexual, incluyendo, por supuesto, la perspectiva del placer y la importancia del deseo. Esta campaña fue muy promovida en redes sociales a partir de "selffies", donde se enmarcaba uno de los derechos.

 

Este año, se ha planteado como slogan “Salud Sexual: El bienestar de la sexualidad” y se está solicitando la participación de la comunidad y las ONG a realizar un video y subirlo en un vlogg para la difusión de la importancia del bienestar sexual de forma incluyente, es decir, desde todas las miradas que impactan en el ser humano.

 

Un acierto que se ha presentado es que los organizadores de cada entidad han llevado las actividades del Día Mundial de la Salud Sexual a escuelas, medios de comunicación, universidades, plazas públicas, librerías, salones de arte, grupos de teatro, y todo espacio destinado a la divulgación de la sexualidad. El DMSS pretende ser replicada en todos los contextos sociales posibles a través de la creatividad de sus organizadores. La WAS quiere asegurarse que los asuntos relacionados con la salud sexual sean discutidos en cada espacio del mundo.

 

Jonathan Altamirano Cortés

Psicólogo y Sexólogo Educativo y Clínico

Facebook: /SI-Salud Integral

Twitter: @SiSaludIntegral

Teléfono: 56 01 71 28

 

 

 

Comentarios: 0
Comentarios: 1
  • #1

    Salvador Borja Rubio (lunes, 02 junio 2014 18:29)

    Es muy interesante e importante este artículo, la sexualidad es parte importante en la vida de las personas y es reconfortante para las personas que como mi esposa y yo ya rebasamos los 60 años, sin embargo aun tenemos vida sexual activa. Hay un dicho: Uno al año, de ermitaño, uno al mes de marquez, uno a la semana, cosa sana y uno al día: ¡Que alegría!