Educación Sexual

La educación no es igual a información y para ello bastan un par de ejemplos:

1. El hecho de saber que has completado tu desarrollo físico gracias a las hormonas no te hace endocrinólogo.

2. El hecho de que te hayan dicho que la aspirina quita el dolor de cabeza no te hace conocer todas su aplicaciones, sus implicaciones positiva y negativas en el organismo, la serie de factores que influyen en su administración y tampoco cómo atenderlas.

El tema de la sexualidad ha permanecido en silencio por muchos años, me atrevería  a decir siglos, durante el siglo XVIII y XIX se promovía el silencio del tema o este estaba limitado a la alcoba relacionado siempre a la reproducción. ¡Cuántas generaciones arriba de la tuya aún guarda silencio!. La de la juventud actual, sin embargo, NO, al menos el silencio está centrado en cuestiones como la vergüenza y la culpa que la sociedad arrastra desde entonces, nunca por falta de interés. El silencio se ha ido hoy, de hecho, la sexualidad es uno de los temas de los que  más se habla, y no está destinado precisamente a la reproducción, son temas como la pareja, los distintos acuerdos y tipos de pareja que existen, las relaciones sexuales y diversas prácticas relacionadas, las disfunciones sexuales y los fármacos que las atienden, las dudas en cuánto a cómo debe comportarse una mujer o un hombre, la interrupción del embarazo, la pastilla anticonceptiva de emergencia,  la diversidad sexual, el sexting, el bullying sexual en razón de género, chantaje, extorsión o hasta diversión, así como la pornografía, los temas en boga entre los jóvenes, si a esto agregamos la ignorancia sumada al silencio de muchos adultos, la indiferencia de las autoridades o el miedo de los profesionales de la salud y la educación, el panorama en educación sexual aún no es alentador.

 

Y es que no es casualidad que en México la pornografía sea el tema más popular en internet antes de las redes sociales y los buscadores de información que tienen también una alta popularidad pero que no la alcanzan. Tienes mucha información al alcance de un click pero ¿sabes utilizarla?

La gente usa la información a su conveniencia y sobretodo basada en la opinión de sus amigos, abuelita, compadre o un buscador como google, yo les invito a poner a prueba sus conocimientos frente a información basada en evidencia científica, en investigaciones bien realizadas y avaladas por instituciones como CONACYT (consejo nacional de ciencia y tecnología) y no en aquellas truqueadas e inventadas para manipularte.

Ahora bien ¿es suficiente? Otro ejemplo:

1. Si yo le pregunto a un adolescente, cómo se usa el condón masculino, cuánto cuesta y donde se consigue gratuitamente, me responde de manera efectiva y en un examen se saca 10, pero si no lo usa porque no sabe negociar, tiene miedo a lo que su pareja piense o diga, o simplemente se basa en el argumento “me ganó la calentura” o con el famoso “con condón no se siente igual” carece de una educación integral de la sexualidad.

En el Instituto Mexicano de Sexología investigación tras investigación en la población Mexicana se ha demostrado que las actitudes con respecto a la sexualidad son el pie del que cojea la población en general, incluyendo personas con licenciatura y postgrado en México, porque, sí!, es verdad, no se siente igual con condón pero tampoco se siente igual tener VIH que no tenerlo, no es igual planear un embarazo que tener que enfrentar la responsabilidad que implica cuando no  me lo esperaba por dejar para otro momento lo que deseo en el tema de la maternidad/paternidad. Los conceptos de masculinidad y feminidad se tambalean generando confusión y división dando como resultado entre otros, la violencia.

El conocimiento es poder, y no hablo del poder que coerciona a otro, sino del poder sobre las decisiones que tomas con respecto a tu salud a tu persona y por supuesto al ejercicio de tu sexualidad sin olvidarte de valores como el amor y respeto propios y hacia los demás.

Dra. Mayra A. Pérez Ambriz

Sexóloga Clínica

@medicina_SI

@Sexologia_SI

mayraperezsisaludintegral@gmail.com

Citas. 56 01 71 28