Previniendo el Abuso Sexual


Previniendo el Abuso Sexual


El Abuso Sexual (AB) se refiere a toda acción de connotación sexual (tocamiento de genitales, de partes del cuerpo, besos dados al menor o que el menor los realice que impliquen un fin sexual, obligar al menor a realizar o ver actos sexuales)  realizada a un menor por un adulto o por un menor que tenga jerarquía y poder.


La violación es el acto de introducir el pene o algún objeto en los genitales u orificios del cuerpo del menor, la violación es un Abuso Sexual, pero un Abuso Sexual no necesariamente implica una violación.


En la mayoría de los casos se piensa que quien abusa de un menor es alguien alejado de la familia, alguien a quien se pueden encontrar en la calle, en el parque o en cualquier lugar público, pero la realidad no es así, las estadísticas dicen que más del 90% de Abuso Sexual a los menores se realiza por los familiares de primer grado o por conocidos de la familia de primer contacto y que es llevado a cabo en la casa del menor.


Si bien hay que enseñar que los niños obedezcan y respeten a los adultos y a los que son mayores que ellos, también es muy importante enseñarlos a expresar sus sentimientos, ya que de esta expresión puede depender que ellos se defiendan de una agresión de tipo sexual.


Un punto que debemos tomar en cuenta como adultos es lo que solemos pedir a los niños, cuando se quedan encargados con un adulto o alguien mayor a ellos, es “te portas bien” “obedeces en todo lo que te pidan” y no nos ponemos a pensar en lo que implican estas dos simples frases, un abusador sexual suele decirles “pórtate bien conmigo y te doy…” “recuerda que me tienes que obedecer en todo o si no pasara….” el menor está cumpliendo con lo que le solicitaron, se está portando bien y obedeciendo a lo que le piden por lo que es un blanco fácil, por lo tanto, se deben buscar las frases adecuadas, según la educación de cada quien, que impliquen un respeto hacia el otro.


Otro elemento de suma importancia, en caso de que ya se haya producido un Abuso Sexual, es siempre creer en lo que diga el niño ya que en la mayoría de los casos el menor no suele inventar hechos relacionados con un Abuso Sexual y evitar lo más posible cuestionarlo sobre el hecho o decirle que miente y que por eso que está diciendo puede provocar algún problema, pues entonces el menor desistirá de dicha confesión y puede seguir siendo objeto de más abusos.


Cuando se tenga sospecha de que existe un Abuso Sexual, lo más conveniente es buscar ayuda de un especialista lo más pronto posible para que le brinde el apoyo necesario al menor y a la familia.


Recordemos que los niños no inventan situaciones que no conocen, y si comenta la posibilidad de un Abuso Sexual se debe investigar con especialistas antes de realizar cualquier acción personal o legal.



Juana Castañeda López

Lic. en Psicología






Escribir comentario

Comentarios: 0