La escuela como factor de prevención en las adicciones.


En la actualidad, ante la ausencia de muchos de los padres en la convivencia familiar debido a las exigencias laborales, la escuela ha comenzado a jugar un papel sustituto de algunas de las responsabilidades de los mismos.



De ahí que en muchas ocasiones se convierte en un factor de protección, al tratar de inculcar responsabilidad, valores, convivencia sana y manejo de límites en los alumnos.


Está demostrado que los alumnos que desertan o repiten grados, tienen más probabilidades de presentar problemas de consumo de sustancias (drogas).

Por esto es necesario incentivar y motivar a los jóvenes a continuar su preparación en los centros educativos, con el fin de crear redes de apoyo que permitan generar ambientes sanos y cordiales que ayuden a generar un sano desarrollo físico y emocional.


Se han presentado casos en que en dichos centros se convierten en focos de suministro, por ello se requiere de un compromiso conjunto entre padres de familia y educadores para establecer filtros adecuados y llevar a cabo programas de identificación, prevención y erradicación del consumo de drogas.


El reto es grande y puede resultar agobiante, pero como sociedad no tenemos otra opción si es que queremos  lograr una sociedad sana que permita una convivencia armoniosa con ciudadanos que puedan desarrollar al máximo sus competencias y habilidades.


Sin embargo la realidad es que todavía se delega la mayor parte de la responsabilidad en la educación a las escuelas y no existen compromisos para fortalecer o establecer vínculos o alianzas que permitan alcanzar dichas metas. Como ciudadanos todos estamos involucrados y tarde o temprano esta falta de apoyo nos puede alcanzar y afectar como sociedad.

 

Guillermo Rojas Ayón

Escribir comentario

Comentarios: 0